La farmacia por vocación

La Farmacia Sonia Vargas Maldonado está situada en uno de los barrios más populares de Almería, el de Ciudad Jardín. Una zona mayoritariamente formada por casas bajas, lo que hace que los vecinos no sean muy numerosos y por lo tanto, que todos sean conocidos.

Un barrio que parece haber ido tomando forma alrededor de este establecimiento, desde la apertura en 1968 de la farmacia se han ido construyendo alrededor un instituto, colegios y numerosos comercios que han contribuido a que este local sea, en muchos casos,  un punto de referencia entre los vecinos.

Farmacia Sonia Vargas, en Almería

El hecho de que sea una farmacia de barrio, y en uno de éstas características, hace que la visita a la botica sea un encuentro vecinal, donde además se reciben los consejos de sus trabajadores, y en especial de su colegiada, Sonia Vargas, farmacéutica por vocación, la cual desde pequeña ya sentía ganas de ayudar a los demás. Esto se nota a la hora de solicitar información y consejo en este establecimiento, ya que desde esta farmacia siempre se pretende ayudar a todo aquel que lo solicite.

El farmacéutico debe tener una buena capacidad de comunicación tanto para escuchar cómo para hacerse entender con el paciente-cliente; además de fomentar la empatía con ellos para lograr un clima de confianza y cordialidad que haga que el paciente-cliente vea al farmacéutico como un referente de primera mano en cuestiones de salud”, afirma la colegiada cuando se le pregunta sobre las habilidades que deben caracterizar a un farmacéutico.

Desde el año 2003, Sonia Vargas desempeña su labor como farmacéutica, un labor cuyo principal objetivo es dar un buen servicio a todos sus clientes-pacientes, fomentando lazos de confianza con ellos. Un profesional del sector salud debe estar siempre en continúa formación, por ello Sonia afirma que para poder ofrecer una farmacia de calidad y, de esta manera, el mejor consejo posible, debe de realizar un constante reciclaje para conocer todos los últimos avances en materia farmacéutica.

farmaciasonia3

Una formación constante que para la farmacéutica, Sonia Vargas, es valorada por el paciente, “ya que siempre agradece y reconoce el consejo farmacéutico, teniéndolo como un referente para la atención sociosanitaria”.

La farmacia, un lugar de ineludible visita para todos, en alguna que otra ocasión, ya sea aquellos que la tienen como referencia o para los que la visitan de paso. A pesar de ser un establecimiento en el cuál sus trabajadores se encuentran en continuo contacto con los ciudadanos, y evidentemente siendo un negocio que, como todos, en algún momento de su trayectoria vive momentos difíciles, Sonia apunta que nunca se ha encontrado con ningún problema a la hora de desarrollar su carrera, a lo que apunta que “si alguna vez llega me enfrentaré a él con energía para poder solventarlo sin dificultades”.

El farmacéutico, al igual que otros sectores está sufriendo los efectos de la crisis económica: la bajada de precio de los medicamentos, las subastas de medicamentos por parte de algunas Administraciones Públicas, y el retraso en el pago por parte de las mismas, son factores que agravan la situación del sector poniendo en peligro la viabilidad económica de la farmacia cómo negocio.

Por ello, en un sector como este en el que existe tanta competencia es necesario saber diferenciarse del resto, para conseguirlo, en la Farmacia Sonia Vargas Maldonado quieren destacar por realizar un trato personalizado a sus clientes-pacientes, ya que el hecho de llevar tantos años abiertos al público los han convertido en un referente en el barrio, ayudando a varias generaciones de vecinos en el cuidado de su salud.

Entre los distintos servicios que ofrecen está el seguimiento farmacoterapéutico, el control de tensión arterial, los sistemas especializados de dosificación (SPD), entre otros.

farmaciasonia

Esta es una farmacia que aún no ha dado el salto al mundo 2.0, por lo que el trato con sus pacientes es completamente físico, una relación en el mismo punto de venta y consulta donde empatizan con los pacientes, logrando establecer con ellos una relación cordial y de confianza.

“Al ser una farmacia de barrio y llevar tantos años tenemos buena relación con los pacientes, conocemos sus antecedentes médicos y cómo es su entorno, con lo que les aconsejamos como es la mejor forma de que puedan mejorar sus hábitos de salud y por consiguiente su bienestar” explica la farmacéutica.

En esta línea, la del mundo online, Sonia Vargas cree que con la venta online de medicamentos sin receta no se da el trato personalizado y no se puede realizar una dispensación individualizada para cada paciente que determine si el tratamiento es correcto; además de no poder ofrecer productos complementarios que reviertan en un mayor y mejor beneficio para el paciente.

Sonia se muestra positiva en cuanto a la situación de la farmacia en nuestro país “en España la red de farmacias es mucho más amplia y está mucho más atomizada que en Europa, dando una atención mucho más personalizada a cada paciente”

La farmacia Sonia Vargas Maldonado es ese establecimiento de siempre, aquel de toda la vida al que recurrimos cuando necesitamos consejo y de paso, un rato de charla.

Consulta toda la información de Farmacia Sonia Vargas de Almería en este enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *